miércoles, 28 de octubre de 2009

Voto electrónico y boleta única.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner hará hoy el anuncio de su proyecto de reforma política. Lo que sería una excelente ocasión para modernizar nuestro vetusto sistema de votación, al parecer será otra forma de intentar torcer la voluntad del electorado, así como de cercenar la posibilidad de que surjan nuevas fuerzas políticas.
¿Qué hay de la posibilidad de instrumentar el voto electrónico? Si bien hay dudas sobre la posible manipulación de los resultados, hay que estudiar seriamente su implementación, basándose en experiencias exitosas en Europa, en India y países vecinos, como Brasil y Paraguay. De este modo, superaremos este sistema de boletas impresas, kilométricas, que suponen un enorme costo para los partidos, así como dificultoso y lento para la votación y el escrutinio.
En el 2005 participé como observador de la experiencia de voto electrónico que se hizo en algunos centros de votación en la Ciudad de Buenos Aires, en la que se utilizaron cuatro modalidades de sufragio. Se invitaba a los ciudadanos a participar voluntariamente, ya que el objetivo era observar cómo se votaba, las dificultades que pudieran surgir, así como el tiempo que cada votante permanecía en el cuarto oscuro. ¿Qué pasó con esa experiencia? Fue olvidada y archivada.
¿Y qué hay de la boleta única? También se evitaría que cada partido tuviera que imprimir sus propias boletas.
Claro que ambas modalidades disparan contra las artimañas para manipular la voluntad del votante en el cuarto oscuro, ya que destruyen el "voto cadena". El feudalismo clientelista quiere conservar sus viejas mañas, para mantener en la servidumbre populista a su rebaño.

martes, 27 de octubre de 2009

"...llegará a ser ministro".


Recreándome bañando a mi hijo.

Todos quieren tener un hijo inteligente,
pero la inteligencia me ha arruinado la vida.
Así que quiero que mi hijo
sea tonto y estúpido:
Sin penas ni penalidades
llegará a ser ministro.

Su Dongpo (1036-1101)

lunes, 26 de octubre de 2009

El futuro de los "planes sociales".


Mucho se habla de cómo evitar el clientelismo en los planes sociales. A mi criterio, el gran problema se encuentra en que se habla de estos planes como si debieran existir por siempre, cuando deberían ser concebidos como un plan de emergencia, cuya finalidad es su propia extinción. Un plan social debe ser meditado para combatir situaciones urgentes de hambre, desnutrición, miseria y marginalidad, pero con el objetivo de que las personas afectadas puedan rápidamente hallar un empleo con el que puedan sustentarse a sí mismos y a su familia, y prosperar.
Y para esto, no hace falta un "Plan Marshall", sino el de permitir el libre desenvolvimiento de la iniciativa privada, la inversión y el ahorro, en un ambiente respetuoso de las libertades, la propiedad privada y con seguridad jurídica.
Infortunadamente, observo que no es este el criterio imperante, sino el de perpetuar y multiplicar estos planes. De ese modo, seguiremos hundiéndonos en el clientelismo y en el populismo, del que debemos salir antes de que termine por devorar al orden constitucional.

domingo, 25 de octubre de 2009

Hay que pensar la transición del populismo a la democracia.

Que el fenómeno populista se está arraigando en Argentina, no es novedad. Algunos politólogos lo tratan como si fuera una variante de la democracia, en tanto otros se resignan a aceptarlo como una característica latinoamericana. Voy a disentir. Creo que se trata de un fenómeno netamente autoritario que está socavando los fundamentos del Estado de Derecho y de la democracia liberal, que está poniendo severamente en jaque al régimen representativo y que debemos ir pensando en una rápida transición del populismo a la democracia.
El sistema democrático se basa en ciudadanos libres y responsables, que toman sus decisiones en forma autónoma y que respetan al gobierno de la Ley. Los argentinos que están enrolados en las estructuras populistas, por el contrario, son dependientes y se encuentran en una relación de vasallaje (se cuenta con su presencia en las manifestaciones y su militancia activa, a cambio de una contraprestación económica y social). Es un nuevo feudalismo, en el que un señor feudal poderoso somete a los más pobres, creando un mini Estado. ¿Qué es, si no, lo que están haciendo personas como Pérsico, Milagro Sala, Luis D'Elía y tantos otros? Si permanecemos indiferentes a este fenómeno, terminarán destruyendo lo que queda del orden constitucional.

sábado, 24 de octubre de 2009

Independencias en América latina.

Los invito a ver un breve video en el que reflexiono en torno a los pensadores que escribieron durante los procesos de la emancipación iberoamericana, que se filmó en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

Guerra sin fin.


En la democracia se institucionaliza el disenso, puesto que es un sistema en el que se expresan las diversas corrientes de opinión en un ambiente respetuoso del pluralismo. En un sistema democrático, al haber rendición de cuentas por parte de los gobernantes, debe haber una irrestricta libertad de expresión, de palabra y de posibilidad de crítica, para que se puedan corregir los errores, los abusos y las arbitrariedades. Vivir en democracia no supone un gobierno perfecto, sino uno en el cual se transparentan las acciones del Estado.
Varios presupuestos son fundamentales: la libertad individual, el derecho de propiedad, la limitación al poder, el pluralismo, instituciones vigorosas que se controlen mutuamente, la alternancia entre partidos políticos, la dispersión del poder en la sociedad, para mencionar tan sólo algunas.
¿A qué viene todo esto? A que en enero del 2010 habrá nuevas elecciones en los territorios palestinos. Estoy de acuerdo en que deban existir el Estado de Israel y el Estado Palestino. Pero uno de los factores que más debilitan y socavan la posibilidad de un Estado palestino independiente es el contínuo enfrentamiento armado entre las distintas facciones que controlan por las armas los territorios. Estas facciones se radicalizan cada vez más, adoptando un discurso religioso y milenarista a la par que utilizan armas del siglo XXI.
La democracia es paz, el Estado de Derecho es el gobierno de las leyes para proteger las libertades individuales. ¿De qué sirven las elecciones, si el resultado será la continuación de la lucha armada?
Espero que las facciones palestinas depongan sus armas, que su conflicto se transforme en disenso. Que sus diferencias no se resuelvan con morteros, sino con discursos parlamentarios, con debates en los medios y con el buen uso de la prensa. Sé que pido mucho en una región pésimamente acostumbrada a prolongar la guerra con más guerra.

viernes, 23 de octubre de 2009

Votaría por Lacalle presidente.

Si yo fuera ciudadano de la República Oriental del Uruguay, votaría por Luís Alberto Lacalle para presidente este domingo. Creo que tiene los conocimientos y la experiencia para gobernar ese pequeño gran país que es Uruguay. Conocí personalmente a Lacalle hace unos cuatro años en un foro que compartimos en San Pablo y, al contrario de lo que generalmente son los políticos argentinos, me pareció una persona muy accesible, preparada y con ánimo de diálogo. Si bien simpatizo más con la trayectoria del Partido Colorado de Uruguay, pienso que Lacalle es una garantía de que los uruguayos continuarán por la buena senda de la prosperidad, el respeto a las instituciones y la confiabilidad.

jueves, 22 de octubre de 2009

Volando bajo...

No es para extrañarse: Mariano Recalde juntó a un grupo de amigos y se fueron en un vuelo especial de Aerolíneas Argentinas para ver a la selección a Montevideo. ¿Quién es Mariano Recalde? Además de ser el hijo de Héctor Recalde, el abogado laboralista y diputado nacional, es el actual administrador de Aerolíneas Argentinas y, al parecer, no supo distinguir entre lo público y lo privado.
Esto es lo que ocurre con las empresas estatales. Se administran como si fueran propias, pero los gastos corren a cuenta de los contribuyentes, que sostienen con sus impuestos a estos emprendimientos deficitarios. Y es así como nos empobrecemos, ya que estamos forzados a pagar para que vuele una empresa que no sabe administrar sus recursos. Esto se agrava aún más, cuando los recursos escasos se dedican a "hacer hinchada" por un equipo de fútbol...
En esta Argentina del kirchnerismo salvaje, está creciendo aceleradamente la pobreza, la marginación, avanzan peligrosamente enfermedades como el dengue, se deteriora nuestro medio ambiente, crecen el delito y la impunidad, y el nivel educativo está decayendo. ¿No habrá que dedicar nuestros escasos recursos a necesidades urgentes, en lugar de llevar hinchada al otro lado del río? Es que este gobierno vuelva bajo, muy bajo...

miércoles, 21 de octubre de 2009

Cuba, entre el hierro y el terciopelo.

Los invito a leer mi documento "Cuba, entre el hierro y el terciopelo", publicado por CADAL. Se puede bajar directamente desde ese sitio en formato PDF.

Impuestazo tecnológico.

¡Qué fácil que es para los legisladores aplicar impuestos! Con solo levantar la mano, nace una nueva fuente de recursos para el Estado, sin atender a las consecuencias que esto puede tener para el desarrollo económico del país. Se nos suma el impuesto tecnológico, que castiga con un fuerte IVA a los productos que no han sido desarrollados en Tierra del Fuego, como si esto fuera a convertir a esa isla en un nuevo Silicon Valley...
Estas medidas proteccionistas se han venido aplicando en Argentina desde mediados del siglo XIX, y no han producido resultados positivos. No han hecho más que encarecer y retrasar la compra de tecnología, ni tampoco han surgido empresas dedicadas a estas ramas. El consumidor, una vez más, es el que sale perdiendo, mientras la modernidad sigue su paso acelerado en otras latitudes...

martes, 20 de octubre de 2009

Corrupción.


El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner está sospechado de corrupción. Al escándalo de los subsidios truchos otorgados por la ONCCA, ahora se le agrega que el hijo del dirigente piquetero Emilio Pérsico utilizaba una camioneta del Ministerio de Desarrollo Social para transportar plantas de cannabis. Asimismo, se desconoce si Pablo Pérsico era empleado de dicho ministerio, lo cual es una buena prueba del descontrol administrativo que hay en el Estado argentino, puesto que rápidamente deberíamos poder saber si dicha persona estaba en el plantel de empleados.
Es urgente que el Estado sea transparente ante los ciudadanos, ya que debemos saber en qué y cómo se gastan los recursos públicos, puesto que se sostienen con nuestros impuestos. Y es también urgente que el Congreso y el Poder Judicial comiencen a controlar al Ejecutivo, que muy lejos de volverse transparente, es cada vez más opaco y hasta sombrío.

domingo, 18 de octubre de 2009

La eterna promesa de la reforma política.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que fue electa candidata del Frente para la Victoria con el 100% de los votos en la interna familiar realizada en la Quinta de Olivos en el año 2007 (obtuvo dos sufragios de los empadronados, que eran Néstor y la propia Cristina), ahora anuncia que irá por la reforma política, para democratizar los partidos.
Pregunta 1: ¿cuál es el partido al que está afiliada la presidenta?
Pregunta 2: ¿qué le impide democratizar su partido político ahora mismo? ¿Por qué no ha realizado comicios internos para elegir los candidatos a legisladores del 2009?
Pregunta 3: ¿Qué impide en la legislación actualmente existente que se celebren internas en los partidos políticos?
Lo que está vigente es la ley de hierro de la oligarquía en los partidos, no establecida por el Congreso, sino plenamente imperante por deseo de los "dueños" de estas formaciones políticas. Es la ley de Robert Michels.
Temo que la reforma política que impulsará la presidenta de la República debe contener algunos requisitos que obstaculicen el pluralismo, tal como lo ha hecho con la reciente ley de medios de comunicación. Asimismo, vemos que siguen apareciendo esas patéticas figuras que, a modo de saltimbanquis, se van pasando de las bancadas de la oposición al oficialismo, haciendo alegres volteretas en el aire, borocoteando miserablemente el voto de los ciudadanos.
La gran reforma política, a mi parecer, sería la limitación del poder estatal sobre la vida de los habitantes de la Argentina. Dejen que los ciudadanos, libremente, establezcan sus formas de asociación, que se abran las puertas a la competencia cívica y que se oxigene, entonces, la discusión con ideas frescas y renovadoras.

sábado, 17 de octubre de 2009

Cuando lo poco, es mucho.

En los últimos días, he conversado con varios intelectuales latinoamericanos que se consideran liberales, algunos libertarios y hasta anarcocapitalistas. A veces, encuentro que la postura de lo que yo considero utópica y a ultranza de los libertarios y anarcocapitalistas se acerca a los experimentos de escritorio que desarrollaron tantos socialistas. En el escritorio, ya sea en el papel o en la computadora, estos sistemas pueden tener una gran lógica, quizás hasta impecable. Sin embargo, no dejan de ser bonitas elucubraciones que no están siendo sometidas a la experiencia cotidiana. No son el resultado del ensayo, el error y la supresión del error, sino frutos de un racionalismo muy similar al de los iluministas de la ingeniería social.
Probablemente dirán que mi postura minimalista (Estado de Derecho, democracia constitucional, defensa de la vida, las libertades individuales el derecho de propiedad, la economía de mercado y el equilibrio de poderes, garantías procesales y bajos impuestos) sea muy pobre y, por qué no, casi hasta yo haga concesiones al socialismo, a la socialdemocracia y variantes del intervencionismo.
Las etiquetas son arbitrarias. Hay quienes me denominan "ultraliberal", "ultraconservador", "derechista", "talibán de mercado", "fascista", "marxista-liberal", "izquierdista", "nazi" y tantos otros nombres. Sí, aunque parezca extraño, todos esos motes los recibí yo en algún momento de los últimos cinco o seis años.
Me considero, lisa y llanamente, un liberal clásico.
Lo que para mis amigos libertarios y anarcocapitalistas es poco e insignificante, creo que en este mundo es muchísimo.
Lograr que Argentina sea un Estado de derecho y plenamente democrático, en el que se respeten las más fundamentales libertades individuales y el derecho de propiedad, es casi un milagro. No soy de los que consideran al kirchnerismo como una variante de izquierda ni mucho menos socialista, porque entiendo que el socialismo es una corriente de pensamiento político articulada, estructurada, y que no se reduce a algunos slogans que llaman a la destrucción del capitalismo. No concuerdo con el socialismo, al que considero equivocado en sus puntos de partida y de consecuencias multiplicadoras de la pobreza, pero lo que se está implementando en Argentina no tiene nada que ver con la izquierda.
El kirchnerismo es un oportunismo corporativo, es la arbitrariedad del poder estatal que lleva al enriquecimiento personal de los actuales gobernantes y su grupo de amigos. Nada tiene que ver con la socialización de los medios de producción por parte del proletariado industrial, tal como sostenía el socialismo clásico.
Mis objetivos para la Argentina de hoy son que se respeten las libertades de expresión, de prensa, de emprender, de moverse por el territorio nacional y poder salir de él, de asociarse. Quiero que se respete la propiedad, el ahorro, la inversión, los contratos y el valor de la moneda. Quiero un Poder Judicial independiente, honesto y creíble, así como quiero un Congreso que se independice del Ejecutivo, que pueda controlarlo y equilibrarlo.
Sé que es un programa mínimo. Pero en la Argentina de hoy, poco puede ser muchísimo.

Bustrófedo


Hoy, 17 de octubre, es denominado dentro de la mitología peronista como "Día de la Lealtad". Pero ¿lealtad a qué? A una persona, al líder creador del vasto movimiento que surgió en el seno del gobierno militar entonces imperante, fruto de un golpe de Estado en 1943. Lealtad a Perón, no a ideas y principios. Y desde entonces, se viene perpetuando la obediencia al líder de turno, quien es el que determina la orientación política, económica y social.
Tantas veces me preguntan y yo mismo me pregunto qué es el peronismo. Me atrevo a catalogarlo como un movimiento bustrófedo, esa forma de escribir que había en la antigua civilización griega que iba de izquierda a derecha y, al llegar al margen, se volvía en la línea siguiente de derecha a izquierda, formando una extraña espiral. Y así, de acuerdo a las circunstancias, la mano del líder de turno va escribiendo la orientación del movimiento.
Es claro que en una democracia pluralista, un movimiento de estas características es una anomalía que perturba la alternancia de distintas fuerzas políticas. ¿Cómo es posible que un legislador un día vote a favor de la propiedad privada y luego, por indicación del jefe del movimiento, vote en contra de este derecho? Simplemente porque no cree en nada, no tiene opinión formada. Lo único que ha aprendido es a obedecer, pero no a pensar por sí mismo.
De este modo, este movimiento bustrófedo puede crear y destruir su propia creación en un espacio de pocos años. Y mientras tanto, se destruye el capital acumulado, el ahorro, la inversión, las instituciones, las libertades...
El 17 de octubre es un día en que no me someto, me rebelo abiertamente contra esta crasa mitología que se nos quiere imponer y declaro: no soy, no quiero y no puedo ser peronista.

viernes, 16 de octubre de 2009

El destructivo señor D'Elía.

Luís D'Elía no tiene ideas ni las quiere tener. No tiene propuestas ni una visión del porvenir. Su meta política es acumular poder, mantenerlo, al costo que sea. Puede aliarse a Hugo Chávez, a Ahmadinejad, al kirchnerismo, de acuerdo a las circunstancias. Y como no es hombre de ideas y propuestas, entonces su prédica se reduce al odio, a la promoción del resentimiento, a la creación de dicotomías y oposiciones.
De allí que se empeñe en un discurso racista, puesto que se ha empeñado en reivindicar su condición de "negro", en un país en el que ese debate no existe. Pretende instalar forzadamente una división, una pelea, en donde no hay encontronazos de ese tipo. E insiste, una y otra vez, en reclamar la incorporación de "morochos" en las listas de candidatos, así como en defender a un personaje tan destructivo como Diego Maradona, sólo porque lo considera "negro".
El mérito es individual y es el fruto de una conducta responsable, no de un tinte de piel. No es la epidermis lo que nos debe señalar quién es más apto para ser legislador, sino las ideas, las propuestas, los conocimientos, la idoneidad. Pero claro, esta es la visión de quien quiere la paz, la libertad y el pluralismo. Y el destructivo señor D'Elía sólo busca el enfrentamiento, la miseria, la opresión y una Argentina sojuzgada por el mandón de turno.