miércoles, 21 de octubre de 2009

Impuestazo tecnológico.

¡Qué fácil que es para los legisladores aplicar impuestos! Con solo levantar la mano, nace una nueva fuente de recursos para el Estado, sin atender a las consecuencias que esto puede tener para el desarrollo económico del país. Se nos suma el impuesto tecnológico, que castiga con un fuerte IVA a los productos que no han sido desarrollados en Tierra del Fuego, como si esto fuera a convertir a esa isla en un nuevo Silicon Valley...
Estas medidas proteccionistas se han venido aplicando en Argentina desde mediados del siglo XIX, y no han producido resultados positivos. No han hecho más que encarecer y retrasar la compra de tecnología, ni tampoco han surgido empresas dedicadas a estas ramas. El consumidor, una vez más, es el que sale perdiendo, mientras la modernidad sigue su paso acelerado en otras latitudes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada