domingo, 11 de noviembre de 2012

Ejemplo de civismo y pluralismo.



Para hallar ejemplos de madurez cívica y diálogo entre representantes de distintos partidos políticos en un ámbito de reflexión, no es preciso que los argentinos tengan que atravesar océanos, sino que basta con cruzar el portentoso río de la Plata.
El martes 6 de noviembre, mientras los ojos del mundo se posaban en los Estados Unidos por la nueva elección presidencial, en la sede del Partido Colorado uruguayo se reunían cuatro ex presidentes de la República, a saber: Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle, Jorge Batlle y Tabaré Vázquez. Dos ex mandatarios colorados, uno del Partido Nacional y otro de la coalición Frente Amplio. Fueron convocados para disertar sobre el presente y futuro del Mercosur, en medio del creciente malhumor que generan las políticas proteccionistas y de grilletes cambiarios de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, que tanto afectan al comercio y turismo entre las dos naciones.
Un evento de esta naturaleza resulta impensable en Argentina, ya que no sólo los ex presidentes no se reúnen por estar enemistados entre sí –sobre todo los que pertenecen al mismo partido político-, sino que el ambiente de respeto a la opinión ajena, de inevitable y fructífera discrepancia, no es valorado como condición indispensable de la convivencia democrática.
Con reconocimientos, en libertad y con momentos de humor, los ex presidentes orientales desplegaron sus opiniones en un clima de concordia en el disenso.
¿Qué separa a los argentinos y uruguayos? ¿Nos separan, acaso, los orígenes históricos, la lengua, la cultura, el estilo de vida? La distancia entre ambas naciones es de actitud, la decisión de respetar la opinión ajena y de legitimar al otro como persona. De tener la íntima convicción de que quien expresa una idea que no compartimos, no lo hace por malevolencia, antipatriotismo o por ser parte de una conspiración siniestra, sino por ver los hechos de un modo diferente.
Hay buenos modelos y están aquí, tan cerca. Un ejemplo de civismo y pluralismo que debería propagarse por América del Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada